Categorias

Nuevos talentos y espíritu de equipo

10/2013 General

En el proceso de crecimiento de Open Automation, siempre ha sido fundamental la incorporación de jóvenes profesionales con talento, gran disposición al trabajo en equipo y, sobre todo, cualidades humanas sobresalientes, que desde sus motivaciones personales y visiones renovadoras, puedan aportarle valor a un grupo que, con larguísima experiencia y gran conocimiento de su campo de trabajo, se hace fuerte en el servicio incondicional a sus clientes. Sergio Campana es responsable operativo de OA y como tal, de la selección y tutelaje de los ingresantes y aquí nos comenta su experiencia junto a Joaquín Gerlo y Facundo Amilcar Ferreira, dos de los nuevos integrantes de Open de este último año.

 

¿Cuáles fueron los proyectos en los que participaron como grupo?

Sergio Campana (SC): Puntualmente hubo dos proyectos grandes en los que estuvieron involucrados Joaquín y Facundo, cada uno en uno diferente. En ambos casos se trató de proyectos claves para Open en el último año. Joaquín trabajó con otros dos profesionales con mucha experiencia en Bunge Ramallo, en una planta de fertilizantes, que nos insumió largos meses de trabajo aquí en la oficina y unos sesenta días de implementación en planta.

Joaquín Gerlo (JG): Yo entré en enero a la empresa y el proyecto ya había comenzado. Así que lo primero que hice fue estudiarlo para poder incorporarme. Llegué directo desde la facultad para las prácticas profesionales. Esas prácticas nos ayudan mucho, porque si uno realiza bien su trabajo, luego tiene la posibilidad de quedar fijo en la empresa y, cuando eso ocurrió, pude seguir trabajando acá y con el mismo proyecto.

 

¿El caso de Facundo fue similar?

SC: En lo que respecta al proyecto, se trató de un trabajo en Córdoba, lo que exigió mucho sacrificio pues tanto él como el resto del equipo se tuvo que instalar durante todo el proyecto en la localidad dónde se encuentra la planta de bioetanol en la que operamos.

Facundo Amilcar Ferreira (FAF): La experiencia personal fue buenísima. Yo llevaba unos meses más en la empresa que Joaquín y, apenas entrar, comencé una capacitación con equipos y tuve la valiosa oportunidad de ver un proyecto desde su inicio hasta prácticamente su fin (porque estamos concluyendo ahora). Además manejamos mucha tecnología nueva.

SC: Sí, porque el cliente compró equipos de última generación en los que teníamos que implementar la solución y nos lo fue facilitando para que pudiéramos conocerlos antes de instalar. Eso es muy provechoso para nosotros, pero mucho más para los que recién están empezando y se encuentran con este tipo de máquinas.

 

Eso les debe dar mayores garantías al momento de implementar.

FAF: Sí, claro, porque ya conocés todo el equipo con el que vas a trabajar y evitás cometer errores graves en el lugar. Y luego en la planta ganamos muchísima experiencia, por la cantidad de tiempo que estuvimos y la variedad de tareas que había para hacer.

 

En tu caso, Joaquín, sería todavía más novedoso, pues era tu primera experiencia, ¿No?

JG: Así es. Todo era nuevo para mí, porque venía con los conocimientos académicos que te aporta la carrera, pero que son muy básicos. Y, de repente, me encontré involucrado en un gran proyecto, con gente de mucha experiencia. Incluso tenía miedo por saber cómo sería la aceptación en el grupo y si me tendrían paciencia, porque cuando uno está empezando suele cometer errores. Pero creo que si hay algo que distingue a Open, es la calidad humana y eso me lo demostraron día a día mis compañeros.

 

¿Se puede pensar que la empresa tiene definido un rol para ustedes como integrantes nuevos?

JG: Yo siempre lo vivencié así. Porque además de la paciencia que me tuvieron, me formaron y me asignaron tareas específicas, con instrucciones para hacerlas bien. Sólo de esta manera y con esta organización uno puede enfrentarse, como me ha pasado, con el personal de planta y defender una decisión o comparar con ellos resultados. Hay que entender que para nuestros clientes hay mucho en juego, respecto a lo económico y a los tiempos de producción, por eso es valorable la tarea de incorporación y formación que nos brindan acá.

 

¿Por qué creen que se da este contraste entre lo que se aprende en la universidad y el trabajo real?

FAF: Porque se dan trabajos muy interdisciplinarios en la práctica y al ser plantas tan grandes, se deben realizar tareas que no son precisamente las que uno estudió en la facultad. Pero destacaría la formación que recibimos en Open, porque yo recuerdo que cuando entré me levantaba de la silla todo el tiempo para hacer preguntas y todos me respondían interrumpiendo lo que hacían en ese momento.

JG: Lo que estudiamos nosotros es muy amplio, con muchas ramas y uno intenta aprender un poco de cada cosa y cuando se enfrenta a la realidad ve que se trata de algo completamente diferente. Y más cómo me pasó a mi, arrancando con un proyecto tan grande, en el que no había margen de error. Por eso te decía que la formación para el trabajo te la terminan dando tus compañeros, y yo tuve dos personas completamente dedicadas a mí, además del resto de la gente de Open. Realmente sentí que había mucha colaboración en torno mío. Siempre hubo excelente predisposición.

 

¿Cualquier estudiante de ingeniería puede acceder a puestos de trabajo como el de ustedes?

FAF: Yo lo hice a través de la bolsa de trabajo de la universidad. Sabiendo el trabajo que hacían en Open, me decidí y me postulé para este puesto, porque uno sabe qué gusta y qué quiere para su carrera. Por ahí las empresas grandes te dan un pedacito y te dicen hacé tal cosa y terminás haciéndolo toda la vida, en cambio acá el horizonte se amplía permanentemente, por el trabajo, por las diferentes cosas que van ocurriendo, por las posibilidades. En ningún momento quedas encasillado y, por ejemplo, el tiempo que estuvimos implementando fue de un crecimiento terrible, sobre todo por lo que uno termina abarcando, aunque siempre con mucha supervisión.

 

Ambos han destacado este apoyo y la supervisión que han recibido. ¿Lo sienten como un resguardo, un respaldo?

JG: Por mi parte sí, porque es una supervisión que también te da mucha confianza, es un apoyo más que nada. Y que gente como ellos, con la experiencia y conocimiento que tienen, confíen en vos, se convierte en un estímulo muy grande para nosotros. Y también me sumo a lo que dice Facundo, que acá el abanico de actividades que uno realiza es impresionante. Nosotros estuvimos en una planta de fertilizante, pero Open trabaja con cereales, aceites, biodiesel y con empresas como Paladini, Peugeot, Acindar, es decir que acá podés recorrer todos los sectores productivos. Después, al mirar para atrás, uno puede decir que tiene un conocimiento muy grande sobre muchos mercados importantes y eso está muy bueno.

FAF: Sólo agregar que la sensación del respaldo es muy importante y complementada con lo que dice Joaquín, que uno siente que empieza con un conocimiento muy chiquito y luego va tomando más responsabilidades, a mi me encanta. Es muy importante eso para mí y es la confianza que me dan en Open.

 

¿Cómo capacitador, Sergio, que rescatarías de Facundo y Joaquín? Porque se percibe un ambiente muy ameno y productivo de trabajo.

SC: Lo que les digo a los chicos es que en Open se busca, por sobre todas las cosas, buena gente y esto es lo que nos permite luego alcanzar un nivel elevadísimo de compañerismo y trabajo en equipo. Nosotros buscamos buenas personas y nos ocupamos de formarlas. Porque es el mismo trabajo el que hace que los conocimientos se vayan adquiriendo, pero necesitamos que los valores personales ya se traigan desde antes, antes incluso de la universidad. Eso es lo que hace que la cosa funcione.

Los trabajos en los que participaron los chicos son largos y a veces tediosos. En el caso de Facundo, estuvimos cinco meses conviviendo en Córdoba con el líder del proyecto y Guido (tan nuevo como él y a quien espero también tengan la oportunidad de entrevistar) y para ellos muchas veces es incluso la primera vez que se van de casa y lo hacen para trabajar. Por eso, aunque suene repetitivo, necesitamos generar ese clima agradable y humano de trabajo, porque en Open sabemos que eso trae por sí mismo sus recompensas. Yo estoy muy orgulloso de lo que hemos conseguido, muy orgulloso realmente.

 

Se nota que hasta te emociona hablar sobre eso, porque habrá mucho trabajo tuyo detrás y mucha historia en todo esto.

SC: Sí, muchísimo. Y te decía que estoy muy orgulloso porque fue una experiencia en la que aprendieron muchísimo y estuvieron a la altura. Las puestas en marcha son muy pesadas y en ningún momento hubo ni desgano ni falta de interés, al contrario siempre estuvieron ambos al pie del cañón. Y yo creo en esto, creo que el trabajo en equipo, cuando es sincero y se lleva adelante, no tiene rival.

Y me emociono cuando hablo de estas cosas, porque más allá del trabajo profesional, uno convive con el otro, son muchas horas de trabajo, y lo mejor que te puede pasar es que vos te lleves bien, que el tipo que tenés al lado se ponga las pilas y que haga todo su esfuerzo junto a vos. Después, cada uno tiene sus habilidades, debilidades y fortalezas, que uno empieza a conocer en la convivencia, pero son las actitudes las que hacen la diferencia.

 

Frases de Sergio Campana:

“La incorporación de Joaquín y Facundo fue muy positiva y eso se unió a situaciones que ayudaron a que tuvieran un crecimiento muy rápido en proyectos de gran envergadura.”

 “Nuestras capacitaciones no tienen una modalidad formal, nosotros capacitamos mientras realizamos el trabajo, porque entendemos que ellos ya cuentan con suficiente conocimiento teórico y lo que necesitan es este conocimiento práctico.”

 “Tenemos siempre el desafío de poder conciliar las exigencias de los proyectos, con la necesidad de capacitar a los equipos. Ese desafío es a la vez una responsabilidad.”

 “La clave de nuestro éxito pasa por generar buenos ambientes de trabajo.”

 


Ver todas las noticias